Audiencia Nacional, montajes policiales y represión al antifascismo en Burgos

En abril de 2010 se desarrolló en Burgos una operación policial  de magnitudes desconocidas hasta la fecha. A pocos dí­as de que diese comienzo una cumbre de ministros y secretarios de Estado de la UE que se iba a celebrar en la ciudad, siete jóvenes antifascistas fueron detenidos bajo acusaciones tan graves como tenencia ilí­cita de armas y explosivos y asociación ilí­cita. Paralelamente a estos hechos, el local donde colectivos antifascistas de la ciudad vení­an realizando sus actividades es registrado por la policí­a y clausurado por orden judicial.

operacion-represiva1

Se inicia entonces un largo periplo judicial cuya causa, compuesta por un sumario de más de mil folios redactados por la Brigada Provincial de Información de Burgos, es enviada a la Audiencia Nacional quien solicita penas de hasta cinco años de reclusión para los acusados.  Desde un primer momento solidarios con los jóvenes detenidos manifiestan que el supuesto artefacto explosivo hallado en el interior del local, y principal elemento de la acusación, podrí­a haber sido depositado por los propios agentes que practican el registro ya que este habrí­a dado inicio de manera completamente irregular.

ser-antifascista-no-es-delito1

Después de tres años en los que el sumario ha peregrinado por diversos juzgados, la Audiencia Nacional ha decretado el archivo definitivo de la causa por la que vení­an siendo acusados los siete jóvenes antifascistas burgaleses. En este programa,  Radio Onda Expansiva ha tenido la oportunidad de conversar con miembros del colectivo antifascista Resaca Castellana con quienes trataremos de comprender cómo se desarrolló aquella operación represiva, cuáles fueron sus consecuencias y qué elementos han finalmente echado por tierra el montaje.